lunes, 19 de mayo de 2008

SALUDOS


La mayoría de los inmigrantes que intentan llegar a Canarias en cayucos van a visitar antes a su marabout y le piden un amuleto para convertirse en invisibles y burlar, así, a la vigilancia en el mar. Tengo para mí que debe ser un poderoso conjuro, pues aquellos que consiguen quedarse parecen, realmente, invisibles: sin papeles, sin derechos, explotados por sueldos de miseria, deben vivir en la calle o en precarias condiciones durante largos años y cuidándose de no ser vistos para no ser expulsados. De igual modo, cientos de miles de inmigrantes que han llegado a España en los últimos tiempos limpian nuestros hogares, cuidan a nuestros ancianos, cultivan los campos, se afanan en la construcción o nos sirven el cortado, siempre intentando no molestar. Este humilde blog pretende ser una página para la reflexión y el encuentro de todos los invisibles, una ventana para asomarnos a sus cosas y a las nuestras, a los avatares del mundo en que todos vivimos, pero también un espacio para la crítica sobre cómo nuestra sociedad trata a los recién llegados. Desde las dos orillas.

5 comentarios:

Angie dijo...

Bienvenido, Pepe. Haces falta :)

Jose Francisco dijo...

Pepe, deleitanos con tus experiencias y con tu trabajo. Haznos partícipe de esta realidad y ayúdanos a trazar puentes de solidaridad.
Un saludo JFSS.

César Glez. dijo...

Pepe "Laranjo".

Mucha suerte ante el nuevo tramo del camino que has comenzado a andar.
Sabes que junto a las personas que ves que te acompañan, otros a los que no ves, también estamos contigo "incondicionalmente".
No todo se palpa con los ojos o con el tacto, sino con el corazón.
Deseo que el camino lo andemos much@s y que nos enseñe a ser mejores personas, personas felices.

Un beso y abrazo para los dos.
César.

Jluis dijo...

Es un gustazo saber que nace un blog que busca hacer dar visibilidad y voz a quién se esconde y baja la mirada por miedo y cautela.

Un abrzo y bienvenido.

Karma dijo...

Hola Pepe, que alegría que hayas creado tu blog.Podrás seguir contando esas historias que casi nadie quiere contar.No es una tarea fácil. Mucha suerte. Eres el culpable de que me decidiera a viajar a Africa y ver sobre la arena como se vive y se respira por allí. Estos días vuelvo a viajar y probablemente en los próximos meses con un proyecto de cooperación. Conocer la realidad de las personas nos lleva a trabajar de forma activa en favor de más invisibles. Un saludo.

 
Free counter and web stats